Materiales para construcción: El GRC

El GRC (Glass Reinforced Concrete) es un material compuesto por hormigón reforzado con fibra de vidrio utilizado en la construcción.

El gfrc se utiliza normalmente en formato de paneles. Estos paneles pueden constituir el cerramiento de fachada por sí mismos o como hoja exterior del cerramiento. También se puede usar GRC para otro tipo de estructuras muros de jardín o plafones. Los paneles de fachada de grc pueden pintarse, y es un material que admite muy bien las texturas.

Es importante tener en cuenta que el hormigón en sí es un material que no resiste mucho los esfuerzos de tracción, por lo que cuando es usado en construcción debe ser reforzado con mallas o barras de acero (pasando a ser hormigón armado). Pero incluso en estos casos, la facilidad con la que se oxida el acero hace que esos refuerzos sean vulnerables a la corrupción al contacto con el ambiente. Esto lleva a que para ser lo suficientemente resistente es necesario que el hormigón armado resulte en piezas muy gruesas, pesadas y toscas.

El GRC se ideó por primera vez en los años 1940 con la intención de reducir el grosor y peso de las piezas de hormigón armado. Al reemplazar el mallado de acero con hebras de fibra de vidrio se obtienen paneles más finos y aptos para utilizar en cerramientos de fachadas ventiladas. Pero a pesar de las múltiples ventajas de este material compuesto, su uso no se popularizó hasta la década de 1990, con el auge de la construcción prefabricada.

Entre las ventajas que presenta el GRC frente a otros materiales se encuentran la reducción de costos de construcción, su gran resistencia a los impactos, tracción y flexión, su impermeabilidad y su incombustibilidad. Además permite posibilidades de diseño ilimitadas, su montaje es mucho más simple y rápido y es más fácil de transportar que otras piezas de hormigón convencional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *